El día de los Santos Inocentes


El día 28 de diciembre se celebra la fiesta de los Santos Inocentes. Estamos acostumbrados a relacionar este día con las bromas o” inocentadas ”, pero en realidad el origen del día de los Santos Inocentes es muy distinto, ya que es el día en el que se conmemora la matanza de todos los niños menores de 2 años nacidos en Belén, ordenada por Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Mesías.
¿Pero por qué este día se ha transformado en el elegido para hacer bromas? Se supone que este día se escogió como la jornada tradicional para efectuar bromas a seres que, como aquellos niños inocentes, no saben ni entienden lo que les sucede.
Y es que ese día de duelo se mantuvo para los creyentes de la fe católica. Sin embargo, la Edad Media se encargó de combinar este rito con otro más pagano conocido como la "Fiesta de los locos", celebrado en los días comprendidos entre Navidad y Año Nuevo.
Se dice que estas fiestas eran tan escandalosas, que la Iglesia en su afán por calmar las excentricidades de sus participantes, decretó que se celebrara el día de los Santos Inocentes.
Se inició de esa forma la unión pagano-religiosa de estas fiestas, donde se juegan bromas de todo tipo a los más descuidados.
Dicha fusión de historia, religión y paganismo originó a su vez una serie de celebraciones en varias regiones del mundo, que incluyen disfraces, música típica y la congregación de las comunidades para participar.
La tradición popular lo convierte en día de bromas, pero la Iglesia católica a la cual pertenecemos, aprovecha esta jornada para rezar por todos los niños sacrificados inocentemente antes de nacer o durante su infancia, en una "Eucaristía por la vida".
Muchos mueren actualmente, y no ha pasado un día en que un inocente pierda su vida por la codicia y la maldad de otro ser humano.
Celebrar este día con la ironía acostumbrada de las burlas, no tiene ninguna de gracia.
Los cristianos cada 28 de Diciembre celebramos el “SI” por la vida.